Recordar Contraseña X

Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y te enviaremos un e-mail con tu contraseña

Cada jugador es único, cada instrucción debe ser personalizada para que sea efectiva

Tuvo una exitosa carrera como golfista amateur.
Fue entrenado por Baldomero Ballesteros y llegó a ser miembro de la Selección Española, que representó a España en la Copa del Mundo en St. Andrews, y ganó la Copa de Naciones en Bélgica y en Francia. Su carrera amateur llegó a su punto culminante en 1981 cuando ganó el Campeonato Internacional Junior Masculino Español en El Prat, Barcelona. Después de completar su educación secundaria en La Coruña, fue el beneficiario de una beca completa para jugar al golf universitario en los estados unidos. América le dio la oportunidad de combinar el golf con sus estudios y perfeccionar sus habilidades para hablar inglés.

Después de cuatro años, se graduó en la United States International University en San Diego, California, con una licenciatura en Ciencias de Negocios Internacionales. Como jugador de golf compitió durante cuatro años en el circuito universitario NCAA. Después de su graduación Chema se convirtió en profesional, se unió a la PGA española, y se embarcó en una carrera internacional en el golf profesional. Pasó seis meses jugando el Sunshine Tour en Sudáfrica antes de decidirse a enfocar su carrera en la instrucción. La enseñanza ha sido siempre su pasión.

Su carrera docente ha sido internacional, llevándolo a Grecia, Dinamarca, Alemania y finalmente a España. En Alemania fue uno de los cuatro Headpros en el resort de golf más grande de Baviera, Bad Griesbach, con un equipo de 35 profesionales. Desde 1997 trabaja como director de la academia de golf en el real Club de Golf Novo Sancti Petri. Su meta ha sido siempre crear una academia de golf donde la pasión y la excelencia van de la mano.



La filosofía de Chema es la de Aristóteles:

"La excelencia es un arte robado por el entrenamiento y la habituación. No actuamos correctamente porque tenemos virtud o excelencia, sino más bien porque hemos actuado correctamente. Somos lo que repetidamente hacemos. La excelencia, entonces, no es un acto sino un hábito"